El día 29 de junio del 2014, las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe, celebramos cincuenta años como Congregación  religiosa de derecho pontificio, es decir, aprobada por la Santa Sede, bajo el pontificado de SS. Paulo VI, quien expidió el Decreto de Alabanza, mediante el cual concedió a nuestro Instituto esta gracia.

 

Reconocemos que estos cincuenta años en la Iglesia al servicio del Reino de Dios, han sido para nuestra Congregación una historia ininterrumpida de gracias y bendiciones para la Iglesia -de la que somos miembros vivos- y para cada una de las que formamos parte de esta familia religiosa. Hemos experimentado el amor misericordioso de Corazón de Jesús, a lo largo este caminar carismático y misionero en nuestras obras apostólicas, en cada una de nuestras comunidades, en las relaciones fraternas y familiares y a través de los lazos de amistad que se han tendido en aquellos lugares donde el Señor nos ha enviado.

Por este motivo  no podemos menos que exclamar con un corazón jubiloso y agradecido: “Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias, invocando tu nombre pregonando tus maravillas” (Sal 75, 2) Sí, te damos gracias de todo corazón porque “Has obrado con nosotros, Señor Dios nuestro, según toda tu indulgencia y tu gran misericordia” (Bar 2, 27)

Y no hay mejor manera de agradecer a Dios sus beneficios que con la Eucaristía, máxima celebración de nuestra fe. Por eso el día 30 de julio del presente, nos dimos cita en el Tepeyac, bajo la tierna mirada de nuestra hermosa Madre Santa María de Guadalupe para vivir esta acción de gracias.

La celebración de la Santa Misa tuvo lugar a las 11:00 a. m. Fue presidida por el Emmo. Sr. Obispo Emérito de Guerrero, Felipe Aguirre Franco, -quien por muchos años fue el pastor de la diócesis de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Concelebraron 12 sacerdotes venidos de distintos lugares. Entre ellos hubo Misioneros del Sagrado Corazón y Santa María de Guadalupe, diocesanos de distintos lugares, Maristas, Jesuitas y Clérigos de San Viátor. El R. P. Ignacio Alcalá Alcalá, MSC, compartió en la homilía un hermoso mensaje sobre el Reino de Dios, como aquella perla fina de gran valor que hay que buscar siempre y nos exhortó a la fidelidad en el seguimiento de Cristo. Entonó los cantos Mariana Granillo, quien, con un estilo litúrgico adecuado y hermoso, se hizo acompañar de la asamblea.

Estuvimos presentes  en esta Eucaristía, hermanas de todas las comunidades, tanto de la República Mexicana, como del extranjero: Italia, España, Estados Unidos, Belice, Colombia y Honduras. Nos acompañaron también los Misioneros Laicos del Sagrado Corazón, venidos de Corozal Belice, de Chiapas, y otros puntos del interior de la nuestro País; además amigos, colaboradores, alumnos, maestros y familiares.

Terminada la Santa Misa nos trasladamos a las instalaciones del Colegio Azcapotzalco, sección Primaria, donde compartimos el momento de la comida, pues la mesa. Ahí tuvimos la oportunidad de saludar a hermanos y hermanas de Congregación, familiares de la Sierva de Dios María Amada: Sr. Fernando, Sr. Luis, Sra. Toñita y la Srita. Laura (nieta de Antonia); y a quienes ya mencionamos. Este momento estuvo amenizado con la alegre música del Mariachi.

Enseguida la R. M. Virginia Morfín Figueroa, se dirigió a los presentes con un cordial saludo a todos los presentes y un mensaje de agradecimiento a Dios y a cuantos a lo largo de nuestra historia nos han apoyado fuertemente; a la vez que reconocía también, humildemente, la necesidad que siempre tendremos de la oración y de la comprensión cercana de todos nuestros hermanos en la fe.

Así se abrió el programa artístico en el que, a través de cuadros plásticos, canto, música, bailes folklóricos, oratoria y poesía, se hizo memoria viva de la historia de nuestro Instituto, poniendo de relieve los momentos más significativos como son: la fundación y primera etapa, las distintas aprobaciones de la Congragación, la pascua eterna de nuestra fundadora y la expansión de nuestro de nuestro Instituto en distintos países.

Participaron en este programa: el Colegio Azcapotzalco, Primaria y Secundaria, del D. F.; Colegio María Regina, Secundaria, también del D. F., Instituto Juana de Arco, de Cuernavaca; Misioneros Laicos (MLSCGpe), hermanas formandas y profesas, los cantantes católicos Mariana Granillo y Rafa Salomón y otros hermanos seglares voluntarios. Y como conductores del programa: el Lic. Natanael Reséndiz y el Sr. Daniel Salinas.

Así culminamos, las MSCGpe, el año jubilar en el que nos preparamos para esta celebración de acción de gracias a Dios, mediante un proceso personal y comunitario de reflexión, discernimiento, oración y conversión. Nos seguimos encomendando a sus oraciones para que esta etapa nueva etapa sea un nuevo impulso para vivir con más alegría y radicalidad nuestra vocación y carisma; especialmente al celebrar el “Año de la Vida Consagrada” convocado por Su Santidad, el Papa Francisco.

Esperamos con gozo a las nuevas generaciones de jóvenes entusiastas y decididas a seguir a Cristo, para que nuestra misión de extender el reinado del Corazón de Jesús a ejemplo de Santa María de Guadalupe, se extienda a más y más países y a tantas realidades humanas en las que muchos hermanos nuestros necesitan experimentar el amor cercano y misericordioso de Dios.

 

 

 

Finalmente, a cuantos con su presencia y oraciones nos acompañaron en esta celebración congregacional, les damos las más cordiales gracias y les expresamos nuestro compromiso de tenerlos presentes en nuestras oraciones, pidiendo al Corazón de Jesús y a nuestra hermosa Madre del Tepeyac, que los llenen siempre de sus bendiciones.

 

FaLang translation system by Faboba